El maíz, con la mejor rentabilidad de las últimas 5 campañas

Lo afirmó el especialista en mercados agrícolas Pablo Adreani. Fue durante el coloquio Todo Maíz, que se llevó a cabo hace pocos días en forma online. La relación de precios con la soja es la más favorable en 10 años, agregó.

 

 

“El 2021 es el año del maíz. Estamos ante un nuevo ciclo en la economía global: el FMI proyecta un consumo mundial récord para todos los commodities, incluyendo al maíz, que este año presenta la mejor rentabilidad del último lustro”, afirmó el especialista en mercados agrícolas Pablo Adreani, durante el coloquio Todo Maíz, que se llevó a cabo online hace pocos días.

Debido a las favorables perspectivas, Adreani pronosticó una expansión del cultivo en 500.000 hectáreas adicionales en el país, para llegar a los 6,8 millones de hectáreas. En esta misma línea, algunos otros referentes hablan incluso de 7 millones de hectáreas.

Entre los motivos del crecimiento, el experto mencionó que, en parte, influyó la caída en el área triguera por la sequía que afectó al cultivo. Pero hizo foco en que “en la zona núcleo el maíz es más rentable que la soja”. Y agregó que “en regiones extra pampeanas se suma el maíz tardío, que consolida rindes promedio de hasta 9.000 kilos”, una productividad que le ha ido agregando competitividad frente a la oleaginosa.

 
“Estamos en un momento clave en el que muchos todavía están definiendo la siembra y hay que decir que las variables juegan a favor”, dijo Adreani.

 

El analista puso el acento en lo que denominó “el número mágico, el leit motiv”, que es la relación de precios entre el maíz y la soja. “Por estos días, se ubica 1,6 a 1 entre la soja y el maíz. Por debajo de dos favorece al maíz y por arriba de dos, a la soja; así que ese 1,6 es una de las relaciones más ventajosas de los últimos 10 años para sembrar maíz”, destacó. 

Entre los “drivers” internacionales del mercado, consideró que el USDA (Departamento de Agricultura de los Estados Unidos) aún no refleja realmente los efectos de la sequía en el Corn Belt estadounidense. A este factor, sumó las perspectivas de crecimiento de la economía y del consumo mundial en 2021, además de la debilidad del dólar frente a otras monedas, “que siempre es una buena noticia para los precios de los commodities”. 

En ese contexto, Adreani sostuvo que Argentina “hoy está en condiciones de superar a Brasil como segundo exportador mundial de maíz”.

En materia de precios, señaló que “hoy el disponible está arriba de 160 dólares y el futuro a más de 150, por lo cual, con esa tendencia y el futuro ajuste que hará el USDA, no descarto un maíz a cosecha con un piso de 160 dólares”.

 

 

Estrategia de fertilización

En cuanto a lo técnico, Andrés Grasso, coordinador del comité técnico de Fertilizar, la entidad que agrupa a las principales empresas de fertilizantes del país, apuntó que las estrategias de nutrición limitan los rendimientos del maíz hasta un 20% respecto de los máximos alcanzables. 

Por eso, recomendó definir “una fertilización balanceada, una estrategia clara y definida para los cuatro nutrientes principales: nitrógeno, fósforo, azufre y zinc”.

El técnico afirmó que “no hay una receta única, sino que se debe evaluar el contexto y hacer un diagnóstico. La fertilización de los cultivos empieza por el diagnóstico, por conocer el sistema, hacer análisis de suelo... sólo alrededor del 15% de los productores están tomando muestras para hacer análisis y un diagnóstico de nutrición”.

Indicó que “el siguiente paso es definir los criterios de manejo y, por último, las estrategias de aplicación”.

Los nutrientes limitan la producción si la disponibilidad que hay en el suelo no es suficiente, recordó Grasso, y precisó que un reciente estudio en la región pampeana arrojó que el 44% de los lotes de maíz tienen limitación de nitrógeno, el 61% de fósforo, 56% de azufre y 25% de zinc.

 

Biocombustibles: nueva ley

Durante el coloquio, Patrick Adam, director ejecutivo de la Cámara de Bioetanol, destacó la importancia de los biocombustibles para la cadena del maíz. Y sostuvo que sería muy importante aumentar el porcentaje de corto obligatorio de las naftas con etanol de maíz.

Adam ponderó el apoyo de Córdoba a un proyecto de fomento del bioetanol que, de contar con aprobación del Congreso Nacional, “abrirá paso a nuevas inversiones por 1.500 millones de dólares y 10.000 nuevos empleos, junto con beneficios ambientales producto de las energías verdes”. 

El empresario indicó que “la ley actual vence en mayo de 2021 y aprobar una nueva norma es una cuestión trascendental, ya que el maíz es hoy el cultivo más importante de la Argentina, que genera más valor incluso que el petróleo cada año: 7.500 millones de dólares contra 5.580 millones”, de acuerdo con cifras de 2019, comparó. 

Junto con el beneficio ambiental de tener esa industria verde, Adam citó el ahorro de divisas que esto implicaría, al sustituir importaciones de naftas, y sostuvo que incluso se podría generar un saldo exportable. “Podríamos pasar de una facturación de 530 millones de dólares a 1.210 millones anuales”, precisó.

A su turno, Gustavo Idígoras, presidente de CIARA-CEC, que representa a las principales empresas exportadoras de granos y subproductos de la Argentina, consideró que “si bien el contexto internacional es complejo, es positivo para el maíz”.

 
El ejecutivo explicó que “la Argentina es un gran jugador mundial, tiene todo para crecer, y este año está llevando adelante una campaña muy activa, con 24 millones de toneladas embarcadas hasta principios de septiembre”. 

 

En el cierre del coloquio, el secretario de Agricultura de la Nación, Julián Echezarreta, sostuvo que “el maíz es fundamental para la industrialización” y “un vivo ejemplo de la economía circular”. 

El funcionario ponderó la articulación público-privada en el contexto de la pandemia y agregó que uno de los objetivos del trabajo integrado entre ambos sectores debe ser “mantener la competitividad sistémica” de las diferentes cadenas, entre ellas la del maíz.

Para eso, indicó que impulsarán una nueva ley de biocombustibles y también una de semillas, además de otra que definirá estímulos a la fertilización, que “será considerada como inversión imputable a la hora de liquidar el Impuesto a las Ganancias”. 

En definitiva, múltiples actores de la cadena del maíz marcaron su optimismo para la campaña que está comenzando, en la que los productores volverán a apostar por la mejor tecnología. Y entre ella, sin dudas, la genética de DEKALB. ©

 

This browser is no longer supported. Please switch to a supported browser: Chrome, Edge, Firefox, Safari.