2 DE DICIEMBRE 2020

Los híbridos DEKALB son los más tolerantes al Mal de Río Cuarto

Es un tema central de cara a la siembra de maíz tardío y de segunda, ya que se ha detectado una muy alta presencia de chicharrita, el vector de esta enfermedad que causa daños de extrema gravedad en el cultivo de maíz en la Argentina.

 

Los monitoreos profesionales llevados a cabo en buena parte de la zona núcleo agrícola del país están mostrando, en el inicio de esta nueva campaña de maíz, que está creciendo de manera muy clara la presencia de la chicharrita que transmite el Mal de Río Cuarto Virus (MRCV). Así, aparece nuevamente el peligro de esa conocida enfermedad, que provoca fuertes pérdidas de rendimiento en los híbridos susceptibles.  

Para evitar los daños, la estrategia más eficaz, rentable y sustentable es el uso de germoplasma tolerante.

La infección viral desencadena una cascada de eventos que interrumpen profundamente el desarrollo fisiológico normal de las plantas, lo que provoca que aparezcan los síntomas de la enfermedad.

 

Desde fines de octubre y principios de noviembre, las poblaciones de chicharrita (Delphacodes Kuscheli, según su nombre científico), medida en individuos por metro cuadrado, crecieron de manera exponencial en la zona endémica del sur de Córdoba, en comparación con los dos años anteriores, como puede verse en la imagen.

En este escenario, vale la pena recordar un concepto clave: la tolerancia genética es la herramienta más eficaz para enfrentar la enfermedad. DEKALB, gracias al trabajo que lleva a cabo el área de Breeding desde hace muchos años, tiene los híbridos más tolerantes del mercado.

 

Información detallada sobre los materiales y sus perfiles sanitarios, particularmente en cuanto al MRCV, está disponible en Cultivio.com, la plataforma web que acompaña a los productores en cada paso y que tiene todos los datos sobre el portafolio de DEKALB, para tomar las mejores decisiones en la elección de los híbridos y su manejo.

Si bien el nivel poblacional de chicharritas es un factor fundamental para la transmisión del virus, este dato por sí solo no explica la presión del MRCV a campo. 

Condiciones ambientales que favorezcan la aparición de estrés en las plantas, desde emergencia hasta el estadio V4 son también determinantes en cuanto a la presencia y severidad de los síntomas.

Otros factores que inciden directamente sobre la enfermedad son el nivel de susceptibilidad del híbrido sembrado, los tratamientos curasemilla que haya recibido y, también, el control químico ejecutado sobre el vector.

Además, debe tenerse en cuenta que inviernos benignos favorecen la supervivencia de las chicharritas en cultivos huéspedes alternativos, como el trigo, la avena y los verdeos de invierno.

 

Marcelo Melani, fitomejorador de Dekalb, recordó que “en los últimos diez años testeamos de manera muy exhaustiva a nuestros híbridos con los de la competencia, y podemos decir que tienen un liderazgo absoluto en cuanto a tolerancia al Mal de Río Cuarto Virus (MRCV). El promedio de tolerancia en nuestro portafolio es excelente”.

 

 El experto precisó que el MRCV constituye la virosis más importante del maíz en Argentina. Su área de distribución se fue ampliando progresivamente desde el sur de la provincia de Córdoba hacia el resto de las regiones productivas.

Sus síntomas se clasifican en cuatro grados de escala de severidad y la presencia en el maíz de enaciones es su síntoma más característico. La cantidad de plantas con síntomas severos será mayor si la infección ocurre entre la emergencia del cultivo y la aparición de la tercera o cuarta hoja.

Este año, debido a la detección de la alta presencia de la chicharrita en los últimos 15 días de noviembre, se recomiendan siembras tardías con híbridos tolerantes, que a su vez tengan tratamientos insecticidas sistémicos, para estar cubiertos durante el período de mayor susceptibilidad del cultivo al virus. 

El uso de germoplasma tolerante al MRCV, es la mejor herramienta para manejar la enfermedad. Eso, a su vez, genera ahorro de costos y un menor impacto ambiental.

Más de 40 años de investigación y selección avalan el excelente posicionamiento de los híbridos Dekalb en la región endémica del MRCV. Con eso bien claro, hay que tener presente el tema clave: la elección de germoplasma tolerante es la mejor herramienta para enfrentarlo. ©

 

This browser is no longer supported. Please switch to a supported browser: Chrome, Edge, Firefox, Safari.