“VTPRO4 maximiza el control de los lepidópteros en maíz”

Darío Oleszczuk, experto del área de Desarrollo de Mercados de Bayer Cono Sur, explica en detalle las ventajas de la nueva tecnología que ya está en los híbridos DEKALB. Y también aporta consejos clave para aprovechar todo su potencial.

¿Qué es la tecnología VTPRO4?

– Es un nuevo lanzamiento de Bayer, que tiene como particularidad la maximización del control de las principales plagas de lepidópteros que afectan al cultivo de maíz, tanto en la parte aérea como en la subterránea.

En la parte aérea controla al gusano cogollero (Spodoptera frugiperda), oruga de la espiga (Helicoverpa zea) y barrenador del tallo (Diatraea saccharalis). En la parte subterránea tiene protección contra las larvas de Diabrótica, que suelen afectar al sistema radicular del maíz.

También mantiene la flexibilidad en el control de malezas por tener la tecnología Roundup Ready 2, que sigue siendo hoy la de mayor difusión en este tema.

Matías Marcantonio, Líder de Producción de Semillas de Bayer Cono Sur cuenta qué es y cómo trabajan en la planta de procesamiento de maíz

Y, con ese background, ¿de qué se trata la Experiencia VTPRO4 que están impulsando desde Bayer?

– La nueva tecnología es parte de un sistema. Es una solución integrada que está montada sobre el mejor germoplasma disponible en el mercado, que son los híbridos de DEKALB.

También forman parte de este sistema las recomendaciones de prácticas agronómicas y de manejo que hace la compañía para maximizar el rendimiento.

Así, la experiencia VTPRO4 no es más ni menos que eso: queremos que el productor viva ese sistema, esa solución integrada y reciba sus beneficios, que consisten en la maximización del rendimiento en el cultivo de maíz.

¿En qué híbridos puede encontrar el productor la tecnología VTPRO4 en esta campaña?

– En esta campaña está en híbridos que son muy importantes para DEKALB, como los DK 72-27, DK 72-20, DK 73-20, DK 70-20 y DK 72-10. 

¿Qué cuidados hay que tener en el manejo para que la tecnología VTPRO4 sea sustentable y los productores puedan aprovechar todos sus beneficios durante muchos años?

- Como decíamos, VTPRO4 viene a maximizar los rendimientos, protegiendo al cultivo de maíz de las principales plagas y malezas. Para que esos aportes y beneficios perduren en el tiempo, necesitamos cuidar la tecnología para que no se erosione. Eso significa manejar a las malezas y los insectos como un sistema integrado, que incluya varios métodos de control. 

En malezas, por ejemplo, se puede aplicar un manejo que incluya control químico, usando herbicidas residuales y diferentes modos de acción, de manera que a las malezas les sea más difícil sortear esos controles.

Fundamental en el control químico respetar las recomendaciones de marbete y en el caso de los herbicidas para la post emergencia del maíz, aplicarlos en el período de máxima competencia de malezas V2 – V6.

Además se puede combinar esa estrategia con rotaciones de cultivos. Es importantísimo pensar al cultivo de maíz como parte de una rotación. Rotar cultivos significa aplicar herbicidas que no se pueden utilizar en el cultivo de maíz y, de esa manera, se mejora la sustentabilidad del sistema. 

¿Qué rol tienen en este esquema los cultivos de servicio, también llamados cultivos de cobertura?

- Es importante usar cultivos de servicios para que compitan con las malezas en el período de barbecho. Además, desde el punto de vista del cuidado de la tecnología VTPRO4, debemos pensar en el control de malezas como un sistema integrado que incluya el control químico, la rotación de cultivos y el uso de herbicidas residuales, así como herbicidas de postemergencia y preemergencia. 

¿Cómo aplica todo esto con respecto al control de insectos?

- Desde el punto de vista del cuidado de la tecnología, pasa exactamente lo mismo: hay que integrar distintos sistemas de control. 

Eso significa monitorear los barbechos antes de la siembra del cultivo de maíz. Se debe llegar con el barbecho limpio, con el objetivo de bajar la presión de plagas en el momento de la emergencia. 

 

Finalmente, la tecnología VTPRO4, ¿requiere que se haga refugio o no?

- Al sembrar maíz, hay que hacerlo siempre con la práctica agronómica del refugio. Esto significa sembrar 10% de la superficie con un híbrido de ciclo similar, en la misma fecha, pero sin la tecnología para control de insectos. De esa manera uno se asegura que haya individuos susceptibles capaces de cruzarse con los posibles individuos resistentes que puedan ser seleccionados en la tecnología.

Hay que recordar que es necesario monitorear tanto el cultivo VTPRO4 como el refugio. En el caso del refugio, si la plaga principal es diatraea, no se deben aplicar insecticidas, pero si es gusano cogollero (Spodoptera frugiperda), se debe hacer el control de esta plaga para asegurar, a partir de un umbral de daño, el rendimiento del cultivo en ese lote.

En síntesis, se deben monitorear los barbechos, sembrar con refugio, monitorear la tecnología VTPRO4 y el refugio. ©

ESCUCHÁ NUESTRO PODCAST CHARLAS DEKALERAS

This browser is no longer supported. Please switch to a supported browser: Chrome, Edge, Firefox, Safari.